¿Eres emprendedora? ¿Sabes si tu negocio está saludable o si necesitas una guía?

Mis inicios como emprendedora

Como emprendedora e inmigrante he aprendido muchas cosas de forma acelerada, adicionalmente según mi circulo que frecuento, el 60% de las personas que conozco en mi actual país de residencia, son emprendedores y de ellos al menos el 75% son mujeres, que además se convierten en poco tiempo en empresarias, todas tienen un sueño, algunas abandonan, otras se les olvida buscar ayuda en quienes llevan el camino más adelantado como son los especialistas en dar soporte a través de consultoría, coaching o mentorías a emprendedores.

Yasmari Bello

Cuando pensábamos que estábamos solos:

Con el tiempo como emprendedora me he dado cuenta que en el día a día de mi negocio me he enfrentado con una serie de retos de todo tipo: manejo de personal de diferentes nacionalidades y generaciones, finanzas empresariales, cambios constantes en las necesidades del mercado, nuevos competidores, entre otros. Muchos de estos retos son situaciones que no tenía previstas administrar directamente y en forma simultánea, y algunas te puedo confesar que me han hecho reflexionar si continuar o no con el negocio.

Sin embargo, he comprendido que lo más importante es lograr ese punto de equilibrio donde mi negocio me hiciera realmente feliz, es decir, que al finalizar el día la suma de las situaciones difíciles en comparación con las situaciones con felicidad, satisfacción y dicha tuvieran un peso significativamente mayor. Pudiera interesarte leer mi artículo Un dilema: ser feliz con tu empresa!

Te puede interesar leer: Soluciones para emprender en tiempos de crisis

También es importante que te sientas en progreso por ello si eres emprendedora y quieres saber si tu negocio está saludable o si necesitas una guía, te entrego este vídeo para transformar tu lenguaje de escasez

Realiza un check list de los siguientes puntos en tu negocio actual:

  1. Te gusta vender y cobrar
  2. Conoces tus finanzas: ingresos y gastos fijos y extras.
  3. Inviertes dinero en continuo desarrollo profesional
  4. Delegas en expertos áreas que no son tu fuerte
  5. Practicas la reinvención constante
  6. Pagas publicidad de una forma estratégica
  7. Haces alianzas con personas que tienen el mismo propósito
  8. Utilizar lenguaje de progreso